Dejar entrar la luz

Todo es nuevo. Todo. Los sabores, los olores, el tacto, el gusto… y la luz!!

Todo parece mucho, aparentemente es algo natural cuando te operan así, como a mi.

Siento resetearse y rearrancar cada sistema de mi cuerpo. Descubro cómo aquello que yo creía que era parte de mi eran silenciosos síntomas de un proceso que nadie sabe cuando empezó y que parece llevar una década o dos conmigo: vista, fuerza, mandíbula, dolores o molestias en diferentes partes del cuerpo.

Como los bebés que entran en la vida, todo parece fuerte y desde poder toser, liberar gases, mantener la concentración es algo nuevo. Esto lo escribí de a trozos, respirando, parando, siguiendo y sonriendo al ver que era capaz de retomar el hilo.

Estoy fascinado con el milagro cotidiano que es la vida. Somos tan frágiles y vulnerables a la vez ¡Y tan resistentes!

Me desconectaron todos los cables, vías y catéteres. Autónomo, como en mi profesión jaja… otro milagro.

Hoy de a poco empecé a dejar entrar la luz por la ventana en el hospital. Quise escuchar música y aunque era mi favorita sonaba a ruido y latosidad. Entonces empecé a cantarme a mi mismo, canciones dulces… y de pronto mi hemisferio derecho me empezó a cantar: mucho pop aparentemente (la primera fue “Beautiful Stranger” de Madonna, mucha lógica si lees la letra).

Mi mente está en plena expansión. Literal. Mike Wazozki medía tres centímetros de diámetro. Digamos que una pelota de ping pong criada en un lugar un poco extraño. Mi cerebelo está recuperando espacio y es fascinante ver este proceso desde dentro.

Confucio decía que “Tenemos dos vidas. La segunda empieza el día que descubrimos que tenemos una sola”. Esta vida nueva es HOY.

Foto de este post: Sandra Cabrera de Argentina. Gracias por tu ojo mágico.

11 comentarios en “Dejar entrar la luz

  1. Hola Lucas! Que alegría saberte bien! Te conocí por facebook y es increible la paz y el amor que siempre me transmitis. Te doy gracias por compartir desde tu fragilidad esta experiencia que te toca vivir. Estoy acompañándote y sosteniéndote con la oración y desde el amor que vos mismo inspiraste en mi. Gracias, que la luz siga entrando y colmando tu corazón. Muchas bendiciones para seguir sanando.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s